Destacamos


FIESTA DE LOS PATIOS 
DE CÓRDOBA
2018
Del 1 al 13 de Mayo


INICIO

Un infierno entre flores

Escrito por Asociación (el Monday, 22 de October de 2007)

Cinco familias y cuatro mayores viven en dos emblemáticos patios del Alcázar Viejo, cuyo deterioro está convirtiendo sus viejas dependencias en peligrosas infraviviendas. "Ayudas a la rehabilitación de viviendas 2007...", dicen las primeras palabras de un anuncio de Vimcorsa en la prensa que utiliza una foto del emblemático patio de Martín de Roa, 9. "Es un sarcasmo. Yo ya me río porque, viviendo así, ya no sé si reír o llorar" dice al respecto María Luisa Rubio. La mujer es una de la veintena de residentes (cinco familias y cuatro mayores) del Alcázar Viejo en los archiconocidos patios de Martín de Roa 7 y 9, dos de las últimas casas de muchos y, posiblemente, los recintos cordobeses más fotografiados y difundidos por el mundo tras la Mezquita. Solo tecleando "Córdoba patios roa" en Google se encuentran 126.000 entradas, y en Google--imágenes, 202 fotos directas. Ciertamente, es un privilegio vivir en estos inmuebles de la zona Patrimonio de la Humanidad.

Pero igual que los árboles no dejan ver el bosque, las macetas de gitanillas ocultan paredes que se están viniendo abajo a pedazos (literalmente, sin metáforas poéticas que valgan), vigas carcomidas, muros y techos que se curvan, baldosas que se hunden y unas instalaciones (aún a 125 voltios) en donde los cables húmedos, algunos de ellos pelados, alternan con tuberías metálicas del agua. No hace falta ser un perito (cualquier técnico se echaría las manos a la cabeza) para saber que así no se puede vivir e, incluso, que la vida misma corre riesgo.

Es un duro capítulo de la trastienda del mayo festivo, cuya solución tiene tan mal aspecto como las propias casas y el origen del problema.

Resulta que los inmuebles son propiedad de un patronato, de esos que en su tiempo hicieron una gran labor social en Córdoba pero que, con el paso de los años, solo dan problemas. La volutad del mecenas fue que el patronato, aunque de carácter civil, fuera presidido por el párroco de la iglesia de la Paz, que actualmente es el sacerdote Alfonso Ruiz. El resto de los patronos son descendientes del benefactor, que, aún pleiteando o renunciando a la herencia están obligados a formar parte de esta fundación. En su día, no había problema. Se cobraba el alquiler y con el dinero se hacían los muchos arreglos que se necesitaban. Pero años después, el alquiler antiguo y la modesta economía de los inquilinos no permite que se recaude ni 600 euros al mes. "Con ese dinero no hay ni para tres jornales de un albañil", afirma el párroco, que estima que el conjunto necesita una intervención de decenas de miles de euros.

Así, desde hace catorce años se intenta buscar soluciones que no desarraiguen a los vecinos del barrio pero eviten que las dos casas se conviertan en un núcleo de infraviviendas. Sin embargo, la figura del patronato bloquea todo. Hay que preservar los derechos de las rentas antiguas, pero no se puede traspasar la titularidad a las administraciones, ni comprar, ni vender, ni renunciar a la propiedad, y todo ello tras un calvario de consultas al Ayuntamiento, Vimcorsa, la Junta y hasta a catedráticos de Derecho. "Esto es un lío legal que no tiene ni pies ni cabeza. Vimcorsa, que ha dado las ayudas que ha podido, tiene un montón así de expedientes", dice el párroco poniendo la mano a medio metro sobre la mesa.

Al menos en los discursos, el Ayuntamiento, las asociaciones Amigos de los Patios y Claveles y Gitanillas y la mismísima Unesco defienden que se conserven en Córdoba los patios por su valor histórico, antropológico, cultural y urbanístico, testigos de una sociedad y una forma de compartir la ciudad ya perdida en el tiempo. El problema es que, o se opta por convertir estos populosos recintos en deshabitadas casas-museos, o se invierte lo necesario para que los residentes tengan unas mínimas condiciones.

Porque, ciertamente, si se pretende conocer cómo se vivía en un barrio popular en Andalucía, hay que visitar los patios cordobeses. Pero si quiere saber por qué ya no se vive en ellos, vean Martín de Roa 7 y 9.


Modificado el Monday, 26 de November de 2007 | 
< Anterior   Siguiente >

Hay 1 invitado en línea

Proyecto incentivado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa
Proyecto incentivado por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa

>Proyecto financiado con Fondos FEDER
Proyecto financiado con Fondos FEDER
© 2018 Patios de Córdoba
Servicio construido en su totalidad con licencias no privativas
Contacto: patiosdecordoba@patiosdecordoba.net
Visitas: 339061